Victoria pírrica

0
292

Como todos los socialistas del siglo XXI, Noriega en Nicaragua, los Kishtner en Argentina, Morales en Bolivia,  y la dinastía  de los Castro en Cuba, irrespetando los marcos constitucionales, soñaron   y sueñan con perpetuarse en el poder, En esta línea, está Venezuela con el triunfo pírrico de Maduro, presidente electo hasta el 2021, porque la batalla ganada  tiene para su país y para él mismo un costo demasiado alto.

Es pírrica la victoria de Maduro porque hay tensión política interna, porque el proceso electoral no fue justo y transparente con un récord histórico de abstención, porque el hambre, la inflación, la corrupción, el éxodo, la falta de medicinas, el desempleo y otros males de la dictadura chavez-castrista están al acecho; porque según un analista “un gobierno considerado ilegítimo, no tendrá capacidad de maniobra ni en finanzas internacionales ni en diplomacia”

Es pírrica porque tiene que enfrentar una ola de condena internacional, rechazos, aislamiento y hasta sanciones de bloques geolpoíiticos que van desde la Unión Europea hasta el Grupo de Lima que incluye trece países latinoamericanos y Canadá. Por su parte, el presidente de EE.UU, Donald Trump endureció las sanciones financieras y pidió al régimen de Maduro restablecer la democracia. Cómo era de esperarse, Rusia, Cuba, Nicaragua y Bolivia felicitaron a Maduro que se presentó desafiante ante el rechazo mundial. Y en esta línea de respaldo, el futbolista Diego Armando Maradona lideró el “equipo” que asistió a las elecciones, integrado entre otros, por el expresidente socialista de España y Rafael Correa Delgado, exgobernante del Ecuador y fundador del Socialismo del Siglo XXI.

Es lamentable que los más afectados de esta victoria pírrica, son millones de venezolanos que,  literalmente, están huyendo de una realidad que les golpea inmisericordemente, mientras al gobernante triunfador lo único que le importa es su permanencia en el poder.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui