Una historia casi desconocida: Florencia Astudillo Valdivieso benefactora de los Hermanos Cristianos de Riobamba

0
143
Florencia Astudillo Valdivieso. (Archivo particular.)

En 1915, cuando los Hermanos de La Salle llegaron a la ciudad, los hijos de La Salle se encontraron sin local, es cuando Florencia Astudillo dispuso la compra de ocho cuadras de terreno de la Quinta “El Prado”, de Isidoro Cordovez,  aquí, los Lasallanos levantaron una escuela  donde se educaron generaciones de riobambeños.

La cuencana Florencia Astudillo Valdivieso fue la mayor latifundista del Ecuador a inicios del siglo anterior. Florencia Astudillo era hija del Dr. Benigno Astudillo Ochoa, rico terrateniente cuencano dueño de algunas haciendas en la Provincia del Azuay y de la Sra. Juana Valdivieso García. Por parte de su madre era descendiente de José Félix Valdivieso, el más grande terrateniente que tuvo el Ecuador en el siglo XIX. La pareja unió sus destinos y caudales y procrearon dos hijas: Elvira de San Miguel y Carlota Florencia Astudillo Valdivieso. Cuando Elvira decidió tomara el hábito de las conceptas cedió todos sus derechos sucesorios a su hermana Florencia, tal es así que ésta terminó siendo la única dueña de una enorme fortuna.

La personalidad de Florencia Astudillo Valdivieso, la mujer más rica del Ecuador en esos años, era una extraña mezcla de generosidad y egoísmo, de avaricia y desprendimiento, de nobleza y soberbia. Su temperamento desconfiado no permitió que ningún interesado galán se le acerque y pretenda su mano. La señorita Florencia no quiso compartir su enorme fortuna con nadie y prefirió dedicar su vida a vestir santos y a explotar indios.

Cuando en 1915, se permite el regreso de los Hermanos Cristianos al país, Florencia Astudillo acude prontamente en su ayuda. En Riobamba, los Lasallanos, desde su establecimiento en 1878, habían ocupado una casa ubicada en el antiguo Convento de Santo Domingo; luego de su expulsión, el Gobierno Liberal entrega esta edificación para sede del Colegio Nacional Maldonado. Al llegar a la ciudad los hijos de La Salle se encontraron sin local, es cuando Florencia Astudillo dispuso la compra de 8 cuadras de terreno de la Quinta “El Prado”, de Isidoro Cordovez. Aquí, los Lasallanos levantaron un nueva escuela en donde se educaron generaciones de riobambeños. De igual manera, ayudó económicamente a los salesianos para su restablecimiento en Cuenca y Riobamba. (16)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.