Un cura excepcional

0
255

Fundó escuelas, fundó colegios, creó la Universidad Católica de Cuenca (UCACUE)  con 18 campus,  tres sedes y 2 extensiones a donde concurren cerca de 36 000 estudiantes para  cursar  25 carreras en  7 unidades académicas bajo una misión “inspirada en principios cristianos, producir y difundir el conocimiento científico y tecnológico a través de investigadores con sólida preparación capaces de buscar soluciones a los problemas del país y liderar el cambio social y productivo al servicio del pueblo”; además de un canal de televisión,  clubes deportivos, acción pastoral universitaria y algo más.

Por todo lo que hizo por la ciudad de Cuenca, sobre todo en el campo educativo, el Cabildo decidió condecorarlo con una significativa y honrosa presea. Fue el principio del fin de más de nueve décadas de vida de un cura excepcional, emprendedor y visionario. La rabia e indignación reprimidas por años de un adolescente de ayer, explotaron. Contó su historia de violación por parte del cura excepcional, y la noticia fue un bombazo en la sociedad cuencana y en la conciencia nacional.

Más allá del desenlace judicial de este insólito caso y del pronunciamiento de la jerarquía eclesiástica, hacemos votos para que todo el “imperio” creado por el cura excepcional no se derrumbe. Que la estructura académica, conforme dice su visión, “forjada para ser una Casa de Estudios debidamente acreditada, con excelencia académica para liderar los proyectos de investigación y vinculación con la sociedad, rescatando culturas ancestrales y utilizando el conocimiento científico y tecnológico multidisciplinario como principales herramientas de satisfacción de necesidades para la comunidad ecuatoriana, americana y universal” siga adelante bajo nuevos y firmes liderazgos que,  sin duda alguna, en la marcha se fueron forjando.

Los miles de estudiantes de la UCACUE  así lo esperan y la Atenas del Ecuador igual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui