Sobre el cobro de tarifas de energía y agua

0
6

No sería justificable el cobro de tarifas de energía eléctrica  y agua potable a ojo de buen cubero, aplicando porcentajes que no se compadecen con el consumo real, con el argumento de que, si en condiciones normales, se consumió  X cantidad, en el entorno de una nueva realidad con la presencia del coronavirus se debió consumir mucho más, dado el tiempo de permanencia  en casa de todos los miembros de la familia que redundó en mayor consumo de energía y líquido vital.

De hecho, en algunas ciudades ecuatorianas se produjo el cobro excesivo de energía eléctrica y de agua potable. Y lo que es más preocupante es la exigencia del “pague primero” para presentar cualquier reclamo. Esta preocupación ciudadana se suma al miedo al contagio y sus efectos colaterales de la pandemia lo que contribuye negativamente al estado de ánimo de la población en nuestro país que, al momento cuenta con más de cincuenta mil casos confirmados en territorio nacional y en el caso de Chimborazo con cerca de setecientos.

Ventajosamente, como era de esperarse, hubo reacción firme, tanto de la Defensoría del Pueblo que  acogió  los reclamos desesperados e irritados de los usuarios y sobre todo del Presidente Lenín Moreno, quien en cadena nacional de radio y televisión consideró que se trataba de  ‘mal manejo en el cálculo de las tarifas’, ordenó que no se dé paso a tal abuso y hasta dispuso la separación  inmediata del regente  de la Agencia de Regulación y Control de Electricidad. máximo responsable de tamaño despropósito. Al igual que debiera hacerse con todos los gerentes de empresas eléctricas que pretendiesen incurrir en estas desatinadas disposiciones.

Más allá del desatino de los cobros excesivos, es evidente la falta de sensibilidad humana de ciertos niveles de administración frente al padecimiento de miles de ecuatorianos que, a más del calvario del coronavirus, perdieron su trabajo, están sufriendo una pérdida sustantiva de sus ingresos a tal punto que se ven imposibilitados de pagar tarifas con recargos excesivos.

La revolución ciudadana, con su líder a la cabeza construyó varias centrales hidroeléctricas gigantescas con sobreprecios en el marco del cambio de la matriz energética que, finalmente, no pasó de ser un espejismo, un sueño de energía barata.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.