REALIDAD.- La pandemia del Coronavirus golpeó fuertemente la economía del país, los comercios de la localidad se han visto tan afectados que muchos han decidido cerrar sus puertas por falta de dinero para cancelar los arriendos, otros han tenido que despedir a sus trabajadores, mientras algunos comercios se sostienen con atención a domicilio.

Según la disposición del COE Municipal, desde este 1 de junio Riobamba cambiará su semáforo a color amarillo; esto significa que la ciudadanía debe respetar las prohibiciones vigentes a nivel nacional.
Dentro de este contexto, la ciudadanía debe seguir distintos parámetros para de manera paulatina ir retomando la nueva normalidad.
En cuanto a la actividad laboral, el COE Nacional ha dispuesto que en las instituciones públicas, la máxima autoridad de cada institución regule la actividad: se establece el teletrabajo como prioridad.
Además, pueden retomar el trabajo presencial con un máximo de 50% de su personal a la vez y se faculta la organización de turnos para evitar aglomeraciones.
Asimismo, las empresas privadas: todos los sectores no esenciales deciden el momento de retorno a sus labores, dando prioridad al teletrabajo; todas las actividades deben contar con protocolos y mecanismos de supervisión de síntomas para sus empleados y clientes.
De igual manera, el toque de queda se reduce desde las 21h00 hasta las 05h00, se autoriza el transporte urbano e interparroquial, pero la ocupación por unidad será máximo al 30%.
Se incrementa la circulación vehicular a 2 días por semana según el último dígito. Lunes: 1-2-7; Martes: 3-4-5-8; Miércoles: 5-6-9; Jueves: 6-7-8-0; Viernes: 1-9-0; Sábado: 2-3 -4 y el Domingo ningún vehículo particular puede circular.
Pero, ¿Qué sucede en la ciudad en el día a día?, la desesperación de muchos ciudadanos ha conllevado que salgan a las calles a ofrecer distintos productos, y de esta manera tratar de sustentar los gastos de sus familias.
Los comerciantes aprueban que se cambie el color del semáforo

Tal es el caso de Rosa Aguagallo, comerciante, quien manifestó “no es que nosotros buscamos no seguir las normas, pero para muchas personas que tienen un sueldo cada mes es muy fácil decir quédense en casa, mientras que para nosotros que vivimos del día, no podemos darnos ese lujo”.

En el centro de la ciudad se puede evidenciar comerciantes ambulantes que ofrecen desde verduras hasta productos de aseo, y es que las necesidades diarias los ha llevado a perder el miedo de contagio y continuar con su trabajo en las calles.

Así lo mencionó Carlos Puente, comerciante que ofrecía papel higiénico en una esquina, “los primeros días estuvimos en casa, pero ya son dos meses que tenemos con esta situación y aunque el gobierno establezca las normativas, nosotros tenemos que seguir trabajando porque nadie conoce nuestra realidad”.

Puente también dijo que será lo mejor para la ciudad retomar las actividades, ya que, existen muchas familias que viven de las ventas diarias, y al momento se encuentran pasando necesidades.

Durante el recorrido que realizamos en los distintos sectores de la urbe del cantón, los comerciantes tanto de los locales como informales, señalaron que la decisión de cambiar el semáforo a color amarillo es muy buena, porque llegó el momento de reactivar la economía de Riobamba.

Cabe indicar que cuando las autoridades anunciaron el cambio de color en el semáforo, recalcaron que se debe continuar con el distanciamiento y seguir las normativas, para que de esta manera se pueda ir retomando la nueva normalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.