Rosita Canales murió pero deja un gran legado.

PERSONAJE

Hace más de 30 años, en el fútbol ecuatoriano particularmente, ver que una mujer esté en el campo de juego como jugadora o como árbitro era de verdad muy llamativa, por decirlo de alguna manera.

Pero en los año 1991-1992, en la promoción que entregó árbitros de la Asociación de Árbitros Profesionales de Chimborazo, fue muy raro ver que una mujer esté dentro del grupo que hizo el curso y Rosita Canales, una muchacha que no era riobambeña, sino que nació en Marcelino Maridueña, pero vivió en Riobamba, en donde hizo muchos amigos.

Luego de su tiempo en el arbitraje en Chimborazo, Rosita salió a nivel nacional y en el año 1998 logró llegar a primera categoría como asistente de línea en la Serie A y Serie B, logrando la inclusión suya en el arbitraje para la FIFA. Rosita Canales se convirtió en la primera mujer árbitro que estuvo designada como cuarta árbitro en un partido de Copa Libertadores de América y tuvo el gusto también de estar en un Mundial Femenino en Tailandia sub 19.

Rosita Canales los últimos días las pasó mal, inclusive hace poco pidió la colaboración de los amigos, pues su situación era precaria, lamentablemente un linfoma de Hodgkin, (tumor en el estómago), no le permitía caminar y sus últimos días los pasó en la cama. Un adiós prematuro a la precursora del arbitraje femenino en Chimborazo y el Ecuador. GV

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.