Las afectaciones del choque que ocurrió en las calles Villarroel y Morona fueron evidentes. Habitantes se asustaron.
Choques generaron nerviosismo en algunos ciudadanos que transitaban por las calles de la Sultana de los Andes. Ayer, existieron tres siniestro de gran magnitud.  No hubo víctimas que lamentar.

Tres accidentes de tránsito se registraron ayer en Riobamba. Uno de ellos dejó a dos personas con golpes leve, sin embargo, los daños materiales en cada uno de estos fueron evidentes, por lo que habitantes de los sitios en donde se suscitaron los choques, esperan que los conductores respeten el límite de velocidad y las normas de tránsito.

El primer siniestro ocurrió cerca de las 07:00 h. por ello, agentes civiles de tránsito se movilizaron hasta la intersección de la calle Bucarest y avenida 9 de Octubre, en donde confirmaron que se trató de un choque entre dos vehículos particulares y descartaron la existencia de lesionados.

Verónica Burgos, transeúnte, observó con sorpresa los daños materiales e indicó que en los días de paralización no se supo sobre algún tipo de choque. “La verdad que existe irresponsabilidad en los conductores, porque aún no termina la semana y ya se escuchan en Riobamba siniestros de tránsito que están dejando personas heridas y pérdidas materiales de consideración”, dijo.

Otro hecho similar fue sucedió en las calles Gaspar De Villarroel y Morona, en donde un camión que transportaba cilindros de gas doméstico y un automóvil sedan plomo, se siniestraron. El automotor de carga tras el choque se estrelló contra la pared de una vivienda, la cual ventajosamente no sufrió daños. Sin embargo, dos personas fueron llevadas a diferentes casas de salud para su atención.

Agentes de tránsito solicitaron la presencia de los peritos policiales del Servicio de Investigación de Accidentes de Tránsito (SIAT), quienes indagaron las posibles causas del hecho, pues todo indicaría que uno de los conductores implicados no respetó el disco PARE.

“No es el primer choque que se da en estas calles, ya son varios, y esto no solo ocurre en esta intersección sino en casi todo el barrio La Joya”, sostuvo Marco Palacios, morador.

Finalmente, cerca de La Merced, dos vehículos se rozaron, lo que generó un pequeño problema, pero luego de algunos minutos las partes inmiscuidas llegaron a un acuerdo extrajudicial y se retiraron de la zona.

Palacios también coincidió con las versiones de Burgos y explicó que la causa probable para que se sigan dando choques de tales proporciones, es por la falta de educación vial por parte de los conductores y transeúntes. “No es posible que gente que el tiempo para obtener una licencia de conducir sea corto, en otros países creo que se demoran meses para poder conseguir una licencia básica. Ojalá algún día mejore todo estos”, subrayó el habitante del barrio La Joya. El límite de velocidad en la zona urbana  es de máximo 50 Km/h. y en el área escolar de 20 Km/h. (25)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí