El tradicional “limpia botas” en su diario vivir.

El pasado viernes 3 de mayo, mientras la gran mayoría de los ecuatorianos descansaban realizando una serie de actividades entretenidas, el grupo de los subempleados (trabajadores informales), desarrollaron su rutina  al igual que los 365 días del año.

Este es el caso de Carlos Manzano, betunero del parque Sucre que comentó: “para nosotros los pobres no existen fines de semana ni feriados, si no trabajamos no podemos llevar el sustento diario a nuestros hogares, por lo tanto no queda más que cumplir con nuestra faena diaria”.

Testimonios como este, escuchamos al transitar por los parques, calles y mercados de la ciudad y provincia, testimonios que deben invitarnos a la reflexión ciudadana, “porque no es posible que constantemente estos ciudadanos sean perseguidos por los policías municipales que les arrebatan sus productos, situación que conlleva a pagar multas económicas, las mismas que no pueden cubrirlas, señaló un cliente del betunero en mención”, dijo un transeúnte de la urbe riobambeña. (16)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui