Palabras alentadoras

0
327

Cuando el paro,  la  conspiración, las acciones concertadas, la  traición al pueblo se  pusieron al acecho para dar un golpe artero a la democracia,  a la paz social, al país y su desarrollo y progreso; cuando un líder indígena proclama la necesidad de organizar su propio ejército con fines inconfesable que están muy lejos de los preceptos constitucionales  vigentes; cuando hay infiltraciones peligrosas en la protesta social con claras intenciones golpistas, cuando hay una fuerte represión oficial,  cuando el vandalismo y el irrespeto es llevado a límites nunca antes visto; cuando muchos de los líderes de la década anterior  se encuentran prófugos, refugiados en embajadas, con procesos judiciales por corrupción, ciertamente se hace  imprescindible un  respiro de  confraternidad, de  tolerancia ciudadana, de civismo y patriotismo que nos saque del ambiente sórdido, agresivo en el nos encontramos sumidos.

Hace falta palabras alentadoras que nos  guíen a nuevos  horizontes, que nos saquen de las aguas turbias y nos conduzcan a realidades más claras y llenos de esperanzas, que aquieten el alma de la patria.  Escuchemos esas apalabras alentadoras en la voz  de Mohanda Gandhi, el pacifista, el de la resistencia civil no violenta: ‘Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza. Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio. Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan. Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una guerra. Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad. Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha. Y seguiré gritando, aún cuando otros callen. Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas… Y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol. Y en medio del desierto crecerá una planta. Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza’.

En esta hora de la patria no  necesitamos ejércitos indígenas, ni ejércitos afroecuatorianos ni mestizos ni blancos; necesitamos paz, democracia, trabajo, respeto a la Constitución y leyes de la República, necesitamos un país unido, no fragmentado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí