Entre incertidumbres y certezas

El nuevo año se cierne entre incertidumbres y expectativas como consecuencia de los sucesos del 2017. Es posible que a partir del 4 de febrero, fecha de la realización de la consulta popular se irá despejando el panorama político-social y económico. Hasta tanto, hay incertidumbre sobre cómo se va a enfrentar la crítica situación socioeconómica, pues, no se ve una clara definición al respecto.
Si bien hay optimismo y hasta certeza del triunfo del Sí en todas las preguntas, sin embargo  subsiste la incertidumbre sobre la posición de Lenín frente a la política correísta en términos de alejamiento total, incluidos los más cercanos colaboradores de este y del anterior gobierno. Los ecuatorianos queremos más certezas que incertidumbres respecto de la productividad y competitividad de empresas; más certezas que incertidumbres respecto a la invitación al diálogo en beneficio del país.
Hay incertidumbre cuando se siente que  la desocupación va en aumento  y la tasa de empleo adecuado  ronda el 40,4%; cuando un porcentaje significativo de jubilados de la salud y educación no reciben su jubilación patronal; cuando los precios internacionales del petróleo todavía  son determinantes en nuestra economía; cuando la Ley de comunicación sigue intocada; cuando los entretelones de Odebrecht y otras corruptelas, podredumbres e ilegalidades que desbordaron las cloacas del aparato estatal, siguen en la penumbra; cuando hasta ahora, se nos ha negado el derecho a conocer el monto de la deuda estatal, por qué se la adquirió, cómo se la utilizó y cuánto influye en la situación económica actual.
La prisión de exvicepresidente Glass y la conformación de una veeduría ciudadana para acompañar la auditoría de la deuda pública  entre el 2012 y el 2017 y otras decisiones gubernamentales contribuyen a crear certezas y eliminar incertidumbres.(O)
Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses