Gracias al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Ecuador cuenta con un software llamado “DISTANCIA 2”, que sirve para alertar a la población y a las autoridades sobre las zonas de contagio, donde las personas no acatan la distancia para evitar el Covid-19. Esta novedosa aplicación permite que el ECU911 desarrolle sistemas de alarmas, indicadores y alertas, para actuar de inmediato en los puntos críticos donde se produzcan aglomeraciones.

En un acto desarrollado la mañana de ayer en las instalaciones del ECU 911 Quito, los técnicos explicaron que el objetivo principal de DISTANCIA 2 es ayudar a salvar vidas mediante la prevención y el control de los lugares donde ocurran altas concentraciones de ciudadanos que podrían derivar en contagios masivos.

La herramienta digital puede ser utilizada gracias a que el BID otorgó al Ecuador una licencia para el uso informático de vigilancia de las normas anti-Covid, sobre todo en relación con la distancia entre personas. La ministra María Paula Romo agradeció al BID por esta importante iniciativa. Explicó que la aplicación de DISTANCIA 2 empezará en los cantones Quito y Rumiñahui de manera progresiva, y se irá expandiendo progresivamente sus trascendentales servicios a todo el país.

También señaló que si bien, es complejo el proceso de combatir el Covid-19, el Ecuador lo está haciendo bien, reactivando la economía en un entorno de prudencia y valorando con mucho cuidado los riesgos que se corren. Adelantó que, para julio
próximo, el COE Nacional está desarrollando una serie de planes, aún no oficiales, en
especial en actividades al aire libre para reactivar las playas, desarrollar
campamentos vacacionales, apertura de museos, etcétera.

Informó que, en este marco, está por iniciar un proyecto piloto de cuidados infantiles
en los cantones que se encuentran bajo el semáforo en verde. Aprovechó, para
recordar que el próximo lunes empieza el reingreso de los funcionarios públicos en
forma escalonada, como parte de la reactivación de las actividades administrativas estatales. Hizo un llamado a que cada COE local evalúe la situación de la zona a su
cargo para tomar las decisiones correctas y cuidar a la población.

Finalmente, explicó que el objetivo central de todas las decisiones que toma el COE
nacional es que los ciudadanos vayamos tomando mayor conciencia de la importancia
fundamental de no aglomerarse, además del uso de la mascarilla y el permanente
lavado de manos. Usaremos, dijo, todas las herramientas no solo digitales sino
tradicionales, como el perifoneo, la megafonía y los SMS telefónicos, pero en un
sentido de alerta pedagógico, no sancionatorio.

Para finalizar, la ministra María Paula Romo agradeció al BID, con el que se está
trabajando en una iniciativa público-privada para una aplicación de contact tracing,
que tiene la finalidad de compartir información entre los contactos y así tener una
alerta temprana para evitar contagios de Covid-19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.