NOS QUITARON 7

0
223

Aquiles Hervas Parra

Hay temas en los que hay que tener mucha prudencia antes de opinar. En ningún lugar del mundo la política de guerra y odio ha resuelto nada y los muertos siempre han sido los hijos del pueblo. Es fácil decir “venganza, balas, militarización” pero quién está dispuesto a poner a sus hijos frente a las pistolas? A mi humilde criterio este tema tiene tres elementos centrales: 1. El gobierno colombiano debe hacerse responsable de sus problemas y estado de violencia permanente (60 años) y no trasladarnos el asunto por completo a nosotros que hemos sido, somos y seremos territorio de relativa paz. Se debe increpar desde el Ejecutivo a las instancias internacionales y organismos de integración, por los canales respectivos, para que la comunidad de estados latinoamericanos presionen al gobierno colombiano a responder, asumir y controlar la tensión de su frontera de manera inmediata. 2. El estado ecuatoriano tiene la obligación de garantizar el ejercicio del periodismo y la libre movilidad en todos los ámbitos, esta situación ha puesto en evidencia la débil política pública que tenemos en materia de seguridad (ciudadana, estratégica, especial, internacional, etc.) y esto ha sido así antes de Moreno, Correa y toda la historia republicana. Qué débiles nos sentiremos que algunas voces vuelven al ruego de bases extranjeras. Dignidad señores, no somos un estado fallido para suplicar que nos den haciendo las cosas, entonces para qué tenemos Ejército Nacional o Policía? Aquí si hay recursos y talento humano pero no la hemos orientado al concepto de seguridad para la paz y el bienestar, Este lamentable suceso nos debe poner a trabajar en esa política pública de seguridad integral. 3. Nosotros como ciudadanos debemos retornar a la sensatez y el respeto ¿Irías a un funeral a decirle a los oídos de los padres del finado que odien a alguien o mostrarle fotos de sus hijos ensangrentados? No y mil veces no, las familias necesitan consuelo, fortaleza, memoria y orgullo por los que se injustamente se han ido. Por otro lado a la mayoría de ciudadanos nos importa un comino la permanente perorata de correistas, morenistas, leonfebrescorderistas, etc. que politizan todo y usan hasta las más horribles tragedias para su egoísta beneficio, entiendan que hay ciertas cosas ante las cuales solo se puede responder con unidad. Lo que a nosotros las mayorías nos importa en el fondo es la seguridad pública, el homenaje a los periodistas valientes, la anticorrupción y freno del avance de la narcopolítica y narcoeconomía en el Ecuador. Todo lo demás no aporta en nada y solo suma odio y más violencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui