Monseñor Leonidas Proaño: su legado perdura en el sector indígena

0
1215
Monseñor Leonidas Proaño se desvinculó de las tradicionales formas de ejercer el sacerdocio y puso su mirada en reclamar justicia, tierra y territorios para los pueblos indígenas.

Hoy se cumplen treinta años de la desaparición física del Monseñor Leonidas Proaño, conocido en el sector indígena como el Obispo de los Pobres. En su vida, recibió muchos calificativos por el hecho de reclamar justicia, tierra y territorios para los pueblos indígenas.

Proaño nació el 29 de enero de 1910 en San Antonio de Ibarra, sin embargo, su vocación y trabajo incansable por la justicia social con las comunidades indígenas y campesinas,  se enfocó principalmente en las provincias de Chimborazo y Bolívar. Taita Proaño, como lo  conocían en aquel tiempo, se desvinculó de las tradicionales formas de ejercer el sacerdocio y puso su mirada  en los páramos y cerros de la amplia geografía de Chimborazo, para interiorizar en su accionar una visión desde el territorio.

En sus múltiples y largas visitas, fue testigo de la dolorosa realidad con la que los terratenientes trataban a los indígenas. Además,  palpó el despojo en el  dominio de la tierra que operaba desde la colonia.  Se alineó con los indígenas reconocidos por él como los más pobres e inició junto con ellos la obra más grande de liberación que se haya visto: La Pastoral Liberadora.

De acuerdo a Manuel Amboya, hijo de un Misionero Consagrado por Monseñor Proaño, su padre relataba que los indígenas de ese lugar vivían una situación de explotación, dominación y exclusión. Sin embargo, con la evangelización liberadora, demostró que el evangelio no solo es el anuncio del cielo, sino el anuncio de una trasformación.

Entre su obra creó el departamento de Pastoral Indígena dentro de la iglesia católica. Este departamento, hasta la fecha, trabaja en proyectos orientados a cubrir el acercamiento con las comunidades en todo el país. De igual forma, fundó Escuelas Radiofónicas Populares del Ecuador –ERPE- encaminadas a educar y evangelizar a los pueblos indígenas.

Su renuncia como Obispo de Riobamba fue aceptada en 1985. Luego fue nombrado Presidente del Departamento de Pastoral Indígena de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. Continuó con su trabajo por los derechos de los indígenas, por lo que en 1988, junto a la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), promovió la campaña 500 años de Resistencia India. Ese mismo año, monseñor Leonidas Proaño falleció el 31 de agosto.  (12)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui