los integrantes de distintos colectivos, que han sido afectados con la llegada del Coronavirus al país.
PEDIDO
“Queremos trabajar, queremos trabajar”, gritaban al unísono los integrantes de distintos colectivos, que han sido afectados con la llegada del Coronavirus al país.

El Frente de Defensa de los Trabajadores Despedidos de Ecuacerámica conjuntamente con los Gimnasios de Chimborazo.

Igualmente, los Trabajadores de Ferrocarrilles del Ecuador y el Colectivo Popular, realizaron una marcha por las principales calles de la ciudad hasta llegar al parque Maldonado.

Frente al Municipio de Riobamba se instalaron con carteles, pitos, megáfonos, buscaban hacerse
escuchar.

Frente al Municipio de Riobamba se instalaron con carteles, pitos, megáfonos, buscaban hacerse escuchar, es que desde que llegó el COVID-19, no han sufrido más que pérdidas.

En el caso de Ecuacerámica, los trabajadores alegan que 130 personas fueron despedidas
intempestivamente en medio de la pandemia, lo que los ha dejado en la desocupación.

Además, piden que sean reincorporados a sus puestos de trabajo, ya que, la fábrica nunca dejó de producir.

En el mismo lugar, exclamando “El tren no se vende, El tren se defiende”, los ex trabajadores de Ferrocarriles del Ecuador.

Buscaban ser escuchados por las autoridades para que puedan interceder a nivel nacional y no se cierre el Ferrocarril; ya que, cientos de familias están siendo afectadas con esta decisión.

Así lo manifestó Gabriela Castillo, ex trabajadora de ferrocarriles del Ecuador quien, con pancartas en mano, pedía que vuelvan a abrir este atractivo turístico de Chimborazo.

“Sentimos vulnerados nuestro derecho al trabajo, las cosas han ido más allá en donde no se han tomado en cuenta los derechos de los trabajadores, nosotros exigimos el trabajo y lo necesitamos para nuestras familias”, comentó Castillo.

Por otro lado, pero con las mismas ganas de trabajar, los integrantes de los distintos gimnasios, pedían a las autoridades que les permitan reabrir sus negocios. Porque, desde el inicio de la pandemia fueron los primeros en cerrar sus negocios.

Los colectivos se organizaron para que las autoridades puedan escuchar sus pedidos.

Según, Carlos Sangolquí, propietario del Gimnasio Bally Total Fitness, se ha tenido un acercamiento con las autoridades.

En donde se presentó el protocolo que van a mantener en el caso de que se apruebe la apertura de los gimnasios, pero la decisión final debe ser tomada por el COE Nacional.

Las principales medidas de bioseguridad que se tomarán en los gimnasios, serán el distanciamiento físico.

Por lo que en las instalaciones de los gimnasios se ha realizado la separación de máquinas de dos metros.

A su vez las desinfecciones antes de ingresar a las instalaciones, toma de temperatura y presión.

Además; los propietarios y entrenadores de los gimnasios piden atender con un aforo del 30%, trabajando con grupos por distintos horarios.

Todos los trabajadores que marcharon por las calles de la ciudad, pidieron a las autoridades que no se continúe vulnerando su derecho al trabajo, ya que, cada uno son el sustento de sus familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.