Jefferson Pérez en la política

0
389

Ecuador celebró  ayer 26, el Día del Deporte Ecuatoriano, fecha en que se recuerda la histórica Medalla de Oro conseguida por Jefferson Pérez en los juegos Olímpicos de Atlanta 1996. Con este motivo, el GADR, a través de la Dirección de Gestión Cultural, Deportes y Recreación y la Secretaria del Deporte con su programa “Ecuador Ejercítate” organizó el ciclo paseo urbano “Chimborazo Activo y Saludable” con la participación de niños,  jóvenes y adultos.

Jefferson Pérez, él único medallista olímpico del Ecuador, es un altísimo referente del deporte y olimpismo ecuatorianos. El Cuencano de Oro, el Inag. MBA, Coach Ejecutivo PNL, bimedallista olímpico, séptuple campeón mundial ha decidido incursionar en la política, en la que debe primar disciplina, transparencia, dignidad, humildad y otras cualidades que le llevaron a Jefferson a ser el número uno en el mundo. El canillita de ayer, que de niño vendía periódicos, hoy quiere ser alcalde de Cuenca, la Ciudad de los Cuatro Ríos, la Atenas del Ecuador. Cuando en noviembre de de 2015 lanzó su simbólica candidatura ciudadana, dijo que lo hizo  para “continuar construyendo nuestra nación desde cada rincón, desde cada actividad y con el día a día, sin importar que no tenga un cargo público,  ni un puesto influyente, porque la importancia no se da por el tamaño de la acción, sino por la transparencia de esta; creo firmemente que la grandeza de la República será construida por todos y esta a su vez será el reflejo de la grandeza de sus ciudadanos. Porque no serán suficiente buenas intenciones o deseos; serán necesarias las acciones de todos. “Reconstruyamos –nos dijo- las bases de respeto, honestidad, trabajo, esfuerzo, civismo y todo aquello que nuestros sabios ancianos de cabellos blancos nos compartían por décadas.

Luego de veintidós años de sus triunfos mundiales, se lo ve tranquilo, sereno, seguro, pleno de madurez, con una sólida formación académica, preparado para asumir “un cargo de alta responsabilidad” y dispuesto a retar “al statu quo y sobre todo superar la barrera de la indiferencia social”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui