IESS ¡Qué tiempos aquellos!

0
215

Los afiliados al Instituto de Seguridad Social de la tercera edad (y de todas las edades), cuando acuden a los dispensarios en procura de atención médica se encuentran dolorosamente ante un proceso marcado por alternancias entre atenciones,  esperas y postergaciones, sin contar con las toma de muestras, exámenes, resultados, consulta con el especialista, de suerte que,  entre la primera visita por alguna enfermedad que generalmente es urgente en esa edad y resultados finales, debe esperar  algunos meses hasta conocer la gravedad de su enfermedad y las alternativas terapéuticas e iniciar los respectivos tratamientos, si es que   en ese  víacrucis no les ha llegado la parca.

Hay que decirlo,  los servicios médicos y hospitalarios del IESS, durante muchas décadas ofrecieron  atención excelente y oportuna, tanto interna como externa; nunca faltaron  medicinas  y el trato a los  pacientes por parte de distinguidos profesionales también era de primera. En definitiva, el IESS gozó, durante muchos años, de aceptación, seguridad y prestigio por la eficiencia del personal y los servicios médicos y hospitalarios. ¡Qué tiempos aquellos!

En el tema de la salud, lamentablemente, en los últimos años, a criterio de analistas y afiliados, “el sistema parece agotado, sobresaturado y desbordado” como consecuencia de políticas inapropiadas, demagógicas y antitécnicas por parte de gobernantes de turno que hicieron de los fondos del IESS caja chica y de directores irresponsables y corruptos. Uno de ellos, ahora, anda prófugo luego de perpetrar, presuntamente,  un asalto millonario a los fondos de los afiliados.

La actual situación del IESS, más allá de la construcción e inauguración de edificios para el área médica sin equipos y sin personal especializado, reclama de manera urgente una reestructuración radical y urgente desde una visión estrictamente técnica, especialmente en dos aspectos: en la atención de salud y en la previsión y provisión de fondos  para la jubilación que, por políticas y administraciones nefastas,  a mediano plazo pueden estar a punto de colapsar.

EXPRESO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui