Reliquias que se conservan en la comunidad Jesuita.

El asesinato del sacerdote jesuita, rector del colegio San Felipe Neri desde 1893 hasta el día de su muerte, ocurrió durante el asalto de tropas liberales a la capilla y a la comunidad Jesuita asentada en Riobamba.

Los soldados, aquel 4 de mayo hace 126 años, rompieron la puerta de la capilla, “no solo quitaron la vida a quienes allí se encontraron escondidos, obreros de la construcción, sino que rompieron la puerta del sagrario, sacaron los vasos sagrados y se hizo burla del Sacramento arrojándolo por tierra, bebieron licor con las hostias sagradas, simulando predicar y dar sacramentos a los moribundos; entre quienes fueron reconocidos haciendo esta parodia sacrílega, estaba el capitán Santos”, narra el jesuita José Benítez en la biografía sobre el padre Emilio Moscoso. Los hechos sucedieron en el recinto religioso, ubicado en las calles Velasco y Veloz, que desde 1943 se convirtió en templo expiatorio de los sacrilegios cometidos.

Pero quién fue el Padre Emilio Moscoso, el 21 de abril de 1846 nació en Cuenca Salvador Víctor Emilio Moscoso Cárdenas, hijo de Juan Manuel y María Antonia, cuenta su biógrafo, J. Benítez, ingresó al noviciado de los jesuitas que provisionalmente se había trasladado de Quito a Cuenca, debido a la persecución religiosa del ejército colombiano que amenazaba tomarse la capital.

En su primera etapa de vida religiosa fue compañero de Federico González Suárez, futuro Arzobispo de Quito, y de Andrés Machado, quien sería sucesor en el rectorado tras su martirio.

A los 20 años, el 27 de abril de 1866, hace sus primeros votos en capilla de la Beata Mariana de Jesús, ubicada al costado del altar mayor del templo de la Compañía, en la capital ecuatoriana, su primer contacto con la ciudad de Riobamba y con el colegio San Felipe Neri fue en el año 1867 cuando se desempeñó como profesor de Gramática superior y Retórica.  (16)

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui