Hay que arrimar el hombro para salir adelante

0
130
Monseñor Julio Parrilla.

La tierra es don de Dios, muestra de su amor divido, sus hijos queremos recibir ese amor de Dios, fueron las palabras de los sacerdotes, religiosas y animadores de la Iglesia que estuvieron en el acto de inauguración del encuentro de productores orgánicos de 10 provincias del país; es bueno que se mantenga la reciprocidad. Hace pocos años la Iglesia tuvo un sueño y fue impulsar algo por el campo, la tierra, la defensa de la casa común. Se inició con una actividad sencilla, pero claramente comprometidos con la tierra; hablar de la tierra es hablar del hombre, la mujer, la familia y la comunidad. La tierra nos sostiene, produce, nos alimenta y va unida a nuestra historia. El proyecto que inició en la Iglesia  ha ido creciendo y  hoy se tiene por delante un camino de unidad, trabajo en red importante, se pudo concretar la presencia de 29 representaciones de los productores. (09)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui