García Moreno, gran constructor de la nacionalidad

0
259

Hoy se recuerda el asesinato en Quito (6 de agosto de 1875),  del presidente Gabriel García Moreno,   uno de los  más destacados  mandatarios ecuatorianos, personaje fundamental del siglo XIX; pero también, sin duda alguna,   el  más controvertido, el  más calumniado y combatido de nuestra historia.

El mismísimo Juan Montalvo, hombre superior como él, reconoció en García Moreno  méritos superiores: “ Nacido para grande hombre. ¡Qué lástima! Hubiera sido el primer hombre de Sud América, si sus poderosas facultades no hubieran estado dedicadas a una obra nefanda: la opresión, la tiranía”.  Y cuando se enteró de la muerte del presidente, metafóricamente dijo: “Mi pluma lo mató”

Pedro Saad,  el más connotado dirigente del Partido Comunista Ecuatoriano del siglo XX,  le califica como  el “gran constructor de la nacionalidad ecuatoriana”. “Detrás de él van los hombres de nuestro pueblo porque García Moreno se unió al pueblo, entendió sus problemas, vivió sus horas trágicas, supo comprenderlo y su pueblo marchó hasta el final tras él”. Por su parte Benjamín Carrión, el creador de  nuestra Casa de la Cultura,  y autor de  El santo del patíbulo” la furibunda biografía de  García  Moreno, reconoce en  él  a un personaje excepcional, el “más resueltamente excepcional de la historia ecuatoriana durante la república”. Y Belisario Quevedo, dijo:   “La  administración de García Moreno, desde el punto de vista financiero y fiscal, es el ejemplo más acabado de rectitud, cumplimiento y honradez”.

¿Pudiera decirse algo parecido de quien administró la República durante la década anterior al actual gobierno?

Liberales y conservadores de la época, desde la más recalcitrante confrontación, utilizaron post mortem, la figura de  García Moreno para sus fines políticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui