Se separará de la institución al responsable de este nuevo suceso

La triatleta Ariana Guerra está bajo observación médica luego de entrar en contacto con una sustancia química, mientras entrenaba en la piscina de Miraflores, en el centro-occidente de Quito. Su padre, Diego Guerra, habló con un medio televisivo, detallando que su hija presenta ardor en el estómago y en la tráquea.

Indicó que la sustancia se habría colocado para limpiar unas islas de aquel complejo, propiedad de la Concentración Deportiva de Pichincha (CDP) y habría llegado hasta la piscina, ocasionando daños a la deportista, quien se preparaba para una competencia.

Por su parte, la entidad envió un comunicado en el que se informaba qué medidas tomarán en contra de los responsables, quienes serán separados de la institución. La CDP especificó que no se siguieron los protocolos instaurados para realizar las actividades de limpieza.

Representantes de la Concentración hablaron con los parientes de Guerra. Ella se encuentra estable en el hospital Carlos Andrade Marín de Quito, según informaron.

En agosto de 2019, cuatro nadadores tuvieron afectaciones similares al inhalar cloro en esa
misma piscina. Los deportistas fueron tratados, incluso, fuera del país para su recuperación.

Ahora, en el caso de Guerra, se indagará el tipo de fluido al que se expuso. De manera
preliminar se conoció que podría ser cloro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.