Espacios de encuentro

0
265

 

José Carlos García Fajardo

A muchas personas se les llena la boca con una supuesta universalidad de la moral, identificándola con la ética. Hablan de tolerancia como si alguien estuviera en posesión de la verdad absoluta. Las diversas tradiciones religiosas consideran como inmorales conductas que en otras tradiciones ni se toman en cuenta: en el Islam, es pecado beber alcohol o comer productos del cerdo, en el Judaísmo comer mariscos o peces sin escamas o no circuncidarse, en hinduismo comer carne de vaca, en otras imponen ser vegetarianos, en catolicismo vaticano envían a los infiernos a los que se masturban, usan preservativos, interrumpen un embarazo no deseado, tienen relaciones de pareja no matrimoniales, condenan uniones del mismo género y los divorcios. Esas distintas prohibiciones son inmorales, para sus seguidores, claro. Y eso que Jesús dijo que el “sábado es para el hombre y no el hombre para el sábado”. Como en el budismo inventaron normas morales que el mismo Buda descalificó. Un día le dijeron, “Maestro lo que tú dices no está en las Escrituras”, “Pues que lo pongan” respondió el Theratava, “pero es que es contrario a las Escrituras”, insistían. “Pues que las cambien”, respondió con una amplia sonrisa. Por supuesto, si no nos gusta el concepto de tolerancia no digamos el de la intolerancia.

Si erradicamos los prejuicios e ignorancia que existen sobre el “otro”, podemos comprender su manera de ver el mundo. Quizá no sea mejor que la nuestra, pero no podemos partir de que no lo es. Seguro que encontramos muchas cosas valiosas para compartir.

La fuente de muchos divorcios nace de una situación en la que ambos toleran durante años actitudes que luego acaban por no soportar. La única manera de construir una convivencia es a través del diálogo y de pequeñas concesiones que faciliten la armonía.

Se nos ha impuesto la tolerancia hasta niveles absurdos. ¿Se puede tolerar la pena de muerte porque tenemos negocios con esos países? ¿Podemos tolerar que muchos de los países miembros de la ONU no respeten los derechos fundamentales del hombre?

El mundo iría mucho mejor si, en lugar de tolerar las opiniones de los otros, buscásemos espacios de encuentro entre todas las posiciones para encontrar un camino común.

La defensa de la tolerancia es otro ejemplo más de la primacía de lo individual sobre lo común a todos los seres humanos. Supone una posición de poder en la que una persona “permite” a la otra manifestarse, expresar sus pensamientos.  Se trata de un paso intermedio entre el absolutismo de pensamiento y la verdadera libertad de expresión. Un camino para la convivencia  consiste en construir espacios de encuentro en donde compartir saberes y experiencias.

El problema de primar la tolerancia en las relaciones humanas aparece en las situaciones límite. En el momento en el que existe un problema, todas estas cosas que se permiten pero que no se consideran lícitas, salen a la superficie en forma de confrontación. De ahí que asistamos a guerras de religiones, de ideologías, de etnias, del color de la piel, y hasta de culturas.

Tolero que mi vecino del sexto lleve turbante, aunque no me gusta. Acerquémonos a nuestro vecino para preguntarle qué significado tiene para él. Quizá así descubramos que sólo es una forma de sujetarse el pelo, igual que muchos utilizan moño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui