Cesare Maldini, capitán de AC Milan en 1966.

Eso sucede con el Milan, una de las instituciones de mayor abolengo del balompié de Italia. La del más elegante uniforme rojinegro, confeccionado en una de las cuatro capitales mundiales de la moda.

Y aunque Andrea Pirlo fue el invitado especial para vestir la camiseta de Barcelona en la Noche Amarilla del 2019, y hoy lo hará Alessandro Del Piero –dos genios consagrados en la Copa del Mundo del 2006 con la Azzurra–, la relación canaria más directa con el fútbol itálico tiene un precedente en 1966, cuando el linajudo Milan protagonizó con un inolvidable duelo amistoso en el Modelo.

Para la época era común que desembarcaran en Guayaquil clubes como el Real Madrid de Alfredo Di Stéfano, Santos de Pelé, Benfica de Eusebio, FC Barcelona de Sándor Kocsis, Atlético de Madrid de Luis Aragonés, Dínamo de Moscú de Lev Yashin o el Borussia Mönchengladbach de Berti Vogts; sin embargo, este Diario aseguraba el 23 de junio de 1966, del arribo de los milaneses, que “pocas veces ha venido a nuestra ciudad un cuadro de esta jerarquía y por ello la afición se prepara a asistir de forma multitudinaria al estadio”.

Y vaticinó, de forma acertada, que “el Milan, por sus antecedentes, debe brindar un espectáculo de primera calidad”.

La delegación trajo a dos de los máximos símbolos de la historia milanista: Cesare Maldini (padre de Paolo) y Giovanni Trapattoni, mundialistas en Chile 1962 y decisivos en la obtención de la Copa de Europa (hoy Champions) de 1963 (título que este último repitió en 1969). También vino el argentino Antonio Valentín Angelillo (artillero del torneo italiano de 1959 con el Inter). El fenomenal Gianni Rivera, concentrado para el Mundial de Inglaterra, estuvo ausente de la gira.

Frente a 35 177 espectadores, el 26 de junio de 1966, un Barcelona reforzado alineó a Helinho; Quijano, Lecaro, Calonga, Macías; Bono, Ponce de León; Guerrero, Moacyr (Calderón), Raymondi, Echeverría. El Milan puso a Balzarini; Noletti, Tenente, Trebbi, Maldini; Michelli, Trapattoni; Maioli (Daioli), Danova, Angelillo (Venini), Fortunato (Crosetti).

“Vibrante partido que respondió a la enorme expectativa creada”, “fútbol de gran calidad”,
“Barcelona, con arrojo, picardía y coraje, dominó durante largos pasajes a su calificado
rival”, pero “Milan sacó a relucir su gran clase y categoría de cuadro internacional”. Y
destacó la “brillante faena” de (Félix Pelusa) Guerrero (refuerzo de 9 de Octubre), (Enrique) Raymondi, Moacyr y (Armando Chivo) Echeverría (otro octubrino).

A los 65 descontó Micheli y el mismo italiano, a los 88, luego de las protestas canarias por considerar injusta la sanción de un tiro libre, derrotó con un chanfle a Helinho, que se había lesionado y cojeaba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.