EL PROBLEMA NO ES EL COVID-19

0
237

Edgar Frías Borja

Para plantear mi punto de vista, en relación a que EL PROBLEMA NO ES EL COVID-19, recordemos que según los epidemiólogos, los coronavirus son una amplia familia de virus, algunos tienen la capacidad de transmitirse de los animales a las personas. Producen cuadros clínicos que van desde el resfriado común, hasta enfermedades más graves, como ocurre con el coronavirus que causó el síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV) y el coronavirus causante del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV).

El nuevo coronavirus se llama SARS-CoV2, la enfermedad se llama Corona Virus Disease 2019=COVID19. El COVID19 es un nuevo tipo de coronavirus que puede afectar a las personas y se ha detectado por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan,
provincia de Hubei, en China. Todavía hay muchas cuestiones que se desconocen en relación a la enfermedad que produce: COVID-19.‎

Es conocido ya, que la mayoría de las personas que se enferman de ‎COVID-19  experimentan síntomas de leves a ‎moderados y se recuperan sin tratamiento ‎especial. ‎
El virus que causa la COVID 19 se transmite principalmente a través de las gotículas generadas cuando una persona infectada tose, estornuda o espira. Estas gotículas son demasiado pesadas para permanecer suspendidas en el aire y caen rápidamente sobre el suelo o las superficies.

En consecuencia usted puede infectarse al inhalar el virus si está cerca de una persona con COVID 19 o si, tras tocar una superficie contaminada, se toca los ojos, la nariz o la boca.
Con estos pocos antecedentes podemos confirmar que el PROBLEMA NO ES EL COVID-19, sino la falta de cuidado y asepsia, la que nos lleva a que se multipliquen los contagios y por ende a que la enfermedad se convierta en una pandemia.

La Organización Mundial de la Salud OMS, recomienda que se debe observar en forma irrestricta la higiene ‎personal, las precauciones al toser y el mantener dos metros de separación de las personas que ‎presentan síntomas. Seguir las indicaciones para la higiene de manos en forma regular, en particular después de ‎entrar en contacto con secreciones respiratorias. Para ello hay que lavarse las manos con agua ‎o jabón, o con una solución a base de alcohol. Es mejor lavarse las manos con la solución a base ‎de alcohol cuando las manos no están visiblemente sucias; y con agua y jabón cuando sí lo ‎están;‎

Cubrirse la nariz y la boca con la parte interna del codo o con un pañuelo de papel al toser o ‎estornudar, tirar el pañuelo a la basura inmediatamente después y lavarse las manos a ‎continuación;‎ No tocarse la boca ni la nariz;‎ A diferencia de lo que regularmente las autoridades de salud del país ha recomendado la utilización de mascarillas; la OMS dice que no es necesario llevar ningún tipo mascarilla médica si no se presentan síntomas, ya que no hay ‎pruebas de que su uso proteja a las personas que no están enfermas.

Con todo, en algunas ‎culturas, es común utilizar este tipo de mascarilla. Si
debe utilizarse, es fundamental seguir las ‎prácticas óptimas sobre cómo llevarla,
quitársela y deshacerse de ella, así como las relativas a la ‎posterior higiene de
manos (véanse los consejos sobre la utilización de mascarillas)‎. En conclusión tomar en cuenta estas mínimas normas de prevención, es lo que aspiramos, ya que SOÑAR NO CUESTA NADA…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.