La limpieza en los aeropuertos se realiza a cada instante

El cierre de las fronteras y la prohibición de vuelos, sin aviso anticipado, dejó “indefensos” a ecuatorianos fuera del país, “con el riesgo no solo de enfermar y morir”. Así lo considera Jaime Freire, uno de los compatriotas que permanecen en Brasil, a la espera de que el Gobierno Nacional les dé las facilidades para volver, mientras dura la emergencia por coronavirus.

Él y su esposa están en ese país, sin una solución definitiva. “Tengo un hijo menor de tres años (que también está con ellos) y sufro hipertensión”.

Por eso le pide al Régimen que acelere los procesos para tener una fecha de retorno. Les cancelaron los vuelos que tenían comprados y han conocido que, para quienes vuelven en los denominados vuelos humanitarios, se deben cancelar, por persona, pasajes a 600 dólares, y hospedaje diario de $50, sin contar alimentación.

“Para una familia pequeña, de tres miembros, el costo de volver bordea los $5 000, y ellos lo que proponen es ‘dar facilidades de pago’, en lugar de asumir su responsabilidad como Estado. Es increíble que las Fuerzas Armadas no puedan proveer un avión para movilizar 120 personas, pero sí esté a disposición de la ministra de Gobierno (María Paula Romo) para viajar a Salinas con su familia”, mencionó Freire en relación a un episodio que ocurrió con la funcionaria el año pasado.

La ministra anunció el lunes que se suspenderán temporalmente los vuelos humanitarios hasta que se definan los mecanismos para aplicar los retornos.

Freire ha conversado con el embajador de Ecuador en Brasil, Diego Rivadeneira, y la
vicecónsul de la región nordeste, Verónica Barahona, pero cuenta que solo le han dicho que están analizando gestionar un vuelo humanitario.

Mientras, se mantienen con unos familiares que residen en Brasil, y se comunican, vía
WhatsApp, con los al menos 120 compatriotas que están en similar situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.