Máría Ortiz, vendedora informal de cocos, ejemplo de trabajo y dedicación.

Hoy 1 de mayo, día dedicado al trabajador, muchos vendedores informales seguirán realizando su faena para buscar el sustento diario para sus hogares.

María Ortiz,  vendedora informal de cocos en la ciudad de Riobamba, nació en Cebadas– Chambo, provincia de Chimborazo, el 14 de septiembre de 1985, afirmó no haber realizado  sus estudios primarios, sin embargo, esto nunca ha sido un impedimento para trabajar y llevar un sustento a su hogar.

Su trabajo empieza a las 09h00 y recorre las principales calles de la ciudad, hasta acabar todo o la mayoría de los cocos, a las 18h00, retorna a su casa porque en la noche no se vende el producto por la delincuencia, a pesar de esta situación, dijo sentirse feliz porque gracias a Dios nunca le ha faltado un plato de comida para compartir con su familia.

Uno de los aspectos negativos de ser vendedora informal, es que los policías municipales no le permiten trabajar con tranquilidad, “son malos’’ con ellas porque en repetidas ocasiones les  incautan toda su mercadería y les sacan de los parques y zonas donde hay mucho flujo de personas, espacios en los cuales, cuando son jornadas buenas, pueden vender todo el producto. (16)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui