Circo romano

0
141

Irene Veloz Froment

(Expreso)

La semana pasada, justo después del escándalo Baca-Pólit-Serrano, escribí sobre la batalla que se estaba librando de forma paralela al “show” correísta-morenista. Mi tesis se resumía en que mientras unos se destruían ante los ojos del Ecuador bajo la lógica de sálvese quien pueda, detrás del telón, la oposición (CREO y el PSC) buscaba consagrarse como la siguiente fuerza política del país…

Mientras CREO continúa haciendo política con la práctica (e ingenuidad) que lo caracteriza: enlaces radiales, ruedas de prensa, Guillermo en Contacto Directo, etc. Los socialcristianos preparaban su ofensiva, como mejor saben hacerlo: deslegitimando a su contrincante con las historias más inverosímiles y los golpes más bajos. Se abstuvieron de votar ante la propuesta de CREO de exigir la renuncia inmediata de Serrano. La justificación es lo de menos. Las razones son lo importante.

En primer lugar, empezar a formular el relato de la unión “Lasso con Correa”. Que el primero se vendió. Que siempre fueron la misma cosa. Que por eso votaron como una bancada. No sé hasta qué punto podrán defender esta fantasía. Tampoco sé qué efectos tendrá: le sumará o le restará puntos. Lo que está claro es que la 6 no ha aprendido trucos nuevos. Y CREO no ha aprendido nada de la forma de hacer política en el país.

 Como segundo punto está el llevarse la corona. Esperar unos días y ser ellos quienes propongan la comparecencia de Serrano y Baca. Y CREO, atrapado en su discurso de la consecuencia, no tuvo más remedio que dársela. Ahora es su turno de vanagloriarse. Hoy no gana puntos el partido que trabaja por el país con proyectos al pleno. No. El ganador es quien colecciona más cabezas. Quien se acredita la muerte política de los más corruptos y más buscados del país. Aparentar estar en el bando de los honestos. Y lograr que la tribuna del circo romano en que se ha convertido nuestro país, los aplauda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui