Carlos Soza, un chileno que vino a triunfar en el fútbol ecuatoriano

0
116

Carlos Soza llegó a Riobamba con el visto bueno del Técnico Ricardo Horacio Dillon, quien había recomendado la presencia del jugador, “es honrado, buen jugador, nos va a servir” manifestó el Técnico en su momento.

Cuando llegó, su debut fue esperado por el aficionado riobambeño que buscaba que el equipo haya contratado un goleador de raza, pero en su primer partido no logró ninguna anotación, el equipo no tuvo un buen desenvolvimiento en el terreno de juego, su debut no había sido auspicioso, pero el jugador se tenía fe, “aquí lo que importa es que el equipo gane, sin importar quien haga los goles”, indicó el chileno.

El tiempo iba pasando y los goles de Carlos Soza se hacían esperar, el Técnico olmedino ya no lo tenía de titular, sino en la banca del equipo e ingresaba de vez en cuando y cuando lo hacía, más bien era para ayudar al medio campo y no permitir que el equipo rival se arme, era un jugador cumplidor del pedido del Técnico que siempre creyó que en algún momento volverá a ser lo que él había recomendado,  el goleador del equipo.

Los últimos partidos fueron trascendentales para el chileno Carlos Soza, que había esperado ese momento, la oportunidad de ser el titular y en el partido frente al Puerto Quito anotó, luego con Gualaceo convirtió su segundo gol personal y luego ante Santa Rita consiguió el gol que le dio los tres puntos al Olmedo allá en la ciudad de Vinces, luego no convirtió pero sus pases gol hicieron que los delanteros en especial Arnaldo Gauna, convierta las anotaciones que dieron puntos al cuadro riobambeño.

Carlos Andrés Soza Quezada, nacido un 19 de septiembre de 1989, con 29 años 11 de ellos en el fútbol chileno en equipos como El Deportes Copiapó, Deportes Cobresal, Club Lota Schwager, Deportes Iquique, Deportes Iberia de Los Ángeles, Rangers de Talca, Deportes Melipilla y Centro Deportivo Olmedo, equipo con el cual ascendió a la Serie A.

Carlos Soza es un jugador con mucha movilidad por todo el frente de ataque, rápido, fuerte y eficaz en el uno contra a uno, fue desequilibrante en varios encuentros, ayudó en defensa y en ataque, se puso el equipo al hombro en varios encuentros y buscó siempre el triunfo para el elenco riobambeño.

“Mi deseo es quedarme” dijo en algún momento, la palabra la tienen los dirigentes y el Cuerpo Técnico, pero al menos en el aficionado riobambeño dejó una sensación,  que en su juego tuvo entrega y dedicación, nunca se desesperó, mantuvo la calma y triunfó.  LEC

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui