Blanquita: Una mujer que venció a la discapacidad para servir a los demás

0
147
Blanca Ayora tiene una discapacidad visual del 76%.

Blanquita se encuentra en la puerta de entrada a los servicios sociales que brinda el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) en Riobamba, y quienes la conocen dicen que en su rostro jamás han visto una expresión de ira o desinterés.

Su nombre es Blanca Ayora y tiene una discapacidad visual del 76%, lo que no impidió que se titulará como Trabajadora Social por la Universidad Estatal de Cuenca.

Blanquita, como cariñosamente la llaman, nació en la parroquia rural El Valle de Cuenca, es la tercera de cinco hermanos, cuatro con discapacidad. Cuando tenía 8 años de edad fue vendida por su padre por una botella de licor.

Aunque ese recuerdo sea tan cruel e íntimo dice que no le importa contar su historia, ya que ese suceso le ayudó a ser más fuerte y a encontrar su vocación por servir a los demás. “He visto casos más críticos que el mío”, dijo.

Luego de ser rescatada por su madre vivió su niñez y juventud en Cuenca. Al terminar el colegio debía decidir su futuro. Con una sonrisa dice que vio al Trabajo Social como su profesión. En 2011 se graduó de Licenciada y su primer empleo fue en la Asociación de Ciegos de Cuenca.

Luego el destino la trajo a Riobamba. Aquí, se comprometió y tuvo a sus 2 hijos, que actualmente tienen 11 y 6 años de edad. Su vida no ha sido nada fácil. Ha tenido que vencer el abandono, el maltrato y la discriminación. Pero Blanquita, quien siempre está sonriente, comenta que la vida es preciosa y que hay que aprender a vivirla.

En el área social del MIES atiende cada día a alrededor de 12 personas, la mayoría mujeres. Vienen por el Bono, la pobreza, el abandono o simplemente para que las escuchen, comenta.

Al preguntarle qué mensaje les daría a las demás personas que trabajan con sectores vulnerables respondió que deben tener paciencia y ponerse en los zapatos de las otras personas, “porque vienen al MIES en busca de ayuda y así no tengamos respuestas inmediatas muchas veces con escucharlas es suficiente”. (11)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui