Ausencia definitiva de 7 compatriotas

0
160

En esta hora aciaga de la Patria con el narcoterrorismo instalándose en nuestro territorio con sus nefastas consecuencias, todos los sectores ciudadanos, desde sus respectivos ámbitos, deben asumir su rol con patriotismo, serenidad, decisión y coraje al actuar. Como bien dice el Presidente Moreno, sin dejarnos amedrentar.

Lo que ocurre en la frontera norte es consecuencia de la gestión del  gobierno anterior que, en lugar de enfrentar el problema  dotando a las Fuerzas Armadas y la Policía de los recursos necesarios para un control y vigilancia a los grupos terroristas, las debilitó; y lo que es más grave, asumió una política de permisividad y “coqueteo” con esos grupos. Y ahí están los resultados:bombas terroristas, asesinato a militares,  secuestro  y muerte de periodistas.

Lo menos que se puede hacer, si existe la  mínima dosis de amor patrio, es no politizar las opiniones, las criticas, buscar protagonismos antiéticos, caer en sensacionalismos. Por el contrario, frente a un problema internacionalmente considerado  grave, las voces deben provenir  de especialistas que conocen de procedimientos y sistemas apropiados, como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito que tienen un manual para combatir el secuestro.

Lamentablemente, el Ecuador ha dejado de ser una isla de paz y la actitud ciudadana debe estar en consonancia con esa realidad. Y por su parte,  las diversas funciones del Estado han de procurar realizar su trabajo para prevenir, neutralizar y  defender a la población de las acciones narcoterroristas. Pero además, ¿por qué no aceptar la colaboración de países amigos que tienen experiencia en el combate al terrorismo, al secuestro? ¿Acaso la presencia y colaboración de países como Israel, Francia, Estados Unidos, el Reino Unido y la misma Colombia significaría la pérdida de nuestra soberanía?

La ausencia definitiva de nuestros 7 compatriotas, soldados y  periodistas,  por la acción criminal de la narcoguerrilla ha conmovido la conciencia nacional. No nos faltan solo tres, nos faltan 7 y tal vez más hermanos ecuatorianos. A sus familiares y amigos, nuestra más profunda nota de pesar y solidaridad frente a su dolor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor inserta tu comentario
Por favor inserta tu nombre aqui