Billones de dólares

El año pasado, el Fondo Monetario Internacional informaba  que la corrupción mundial  retira, se lleva fraudulentamente del sector público la escalofriante suma de 2 billones de dólares cada año. Esto significa  que coimas, sobornos, cohechos, contratos  a dedo, malversación de fondos y gastos públicos, sobreprecios, tráfico de influencias, sentencias  parcializadas de los jueces, concursos amañados, y  hasta el silencio cómplice  y otras maravillas propias del submundo de la corrupción mundial se usurpa, tras bastidores cada año, el equivalente de  más de medio siglo de nuestro presupuesto nacional.  Pero además, sostiene el FMI  que esta plaga mundial limita la caída de los niveles  de pobreza y detiene el crecimiento global.
Según el informe anual de Transparencia  Internacional  (2014),  América hispanohablante está entre los campeones de la corrupción. Y en esta danza macabra de dólares mal habidos que conmueve la conciencia continental están involucrados gobiernos de todas las tendencias. El ranking del deshonor, lo preside Venezuela, el país más corrupto, seguido de Paraguay, Nicaragua y Honduras. Lo  ocurrido en Brasil con con los expresidente Lulas y  Dilma y las serias acusaciones  contra Témer, actual presidente del  gigante brasileño se inscribe en este escenario apocalíptico de la corrupción.  Por supuesto que la empresa corrupta y corruptora Odebrecht  ha puesto su “granito de arena”  en  esta pandemia de malas conciencias, en este saqueo de los fondos de los Estados por parte del cinismo y desfachatez de ciertos administradores de la cosa pública
Con toda  razón,  el Presidente Lenín Moreno ha comprometido su palabra ante el país de realizar una cirujía mayor  en la lucha contra la corrupción nacional. Solo por este hecho, el actual régimen pasaría a la historia nacional  con lauros de gloria y de una auténtica revolución. (O)
  • Publicado en Opinión

Glenda, campeona mundial con zapatillas parchadas

Se fue en silencio a competir en el Mundial Juvenil de Atletismo de Nairobi, Kenia.  Regresó vestida de gloria como campeona mundial. Con la humildad de los grandes, entre serena y sorpendida fue la merecida protagonista de recibimientos, caravanas, homenajes y lauros de su pueblo. Con agüita de panela, zapatillas parchadas,  con la venta de chochos, salchipapas , colectas y algo más lograron reunir  “ $ 1.200 que se necesitaban”,  nada menos que  para vencer a una turca y una rusa, que seguramente contaron con todo el apoyo estatal.  
¡Qué contraste!  Mientras los dineros del pueblo se esfuman por millones en el mundo de la corrupción, Glenda Morejón, nuestra Campeona Mundial  debió hacer minga de solidaridad, vender chochos y salchipapas,   para reunir  lo absolutamente necesario  para su viaje a la gloria y al orgullo nacional.  Una bicoca comparada con lo que se derrocha en viajes  oficiales.
Contamos con un campéon olímpico, Jéfferson Perez y una campeona mundial, Glenda Morejón, ella y él marchistas, los dos venidos de sectores  absolutamene populares. Poseen la pátina de triunfadores, la casta de vencedores. Y están en el podio, en el pedestal de la gloria mundial para orgullo nuestro, como paradigmas, prototipos, ejemplos de  tesón y coraje  para la juventud de hoy y de mañana. Los dos, ella y él saben que el éxito no es cuestión de suerte, saben que es el fruto del esfuerzo diario, de sueños irrenunciables forjadoss en la lucha, en la disciplina, más allá de todas las limitaciones.
Y Glenda quiere ir más lejos. Con sus 17 años y la nobleza, capacidad y generosidad de su entrenador quiere una medallal olímpica. “Con trabajo lo lograré” dice con firmeza. ¡Glenda, te lo mereces!  Ojalá ya no debas acudir a la venta de chochos y salchipapas. Ojalá ya  no compitas   con zapatillas parchadas; ojalá lo hagas en mejores condiciones que debe darte el Estado.(o)
  • Publicado en Opinión

Los jubilados

En esta semana, el 18  se recordó el  Día del Jubilado. En la jornada, hubo música y danza así como pedidos de respeto a la autonomía del IEESS,  reclamos por una mejor atención,  exigencia de más medicinas, así como la restitución del 40% de las pensiones. 
El Día Nacional del gremio fue decretado en el II Congreso Nacional de Jubilados del Ecuador, cumplido en Riobamba, el 18 de julio de 1975.  Según el último censo, un millón 341 mil 664 personas en el Ecuador tienen más de 60 años de edad y el 48.5 por ciento está en la Sierra, mientras que la otra mitad en la Costa y apenas el 3.5 por ciento en las regiones Amazónica e insular, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).
Este grupo numeroso de ecuatorianos, muchos de ellos jubilados, son las personas que llevaron en sus manos la riendas y el destino de instituciones, son quienes a su hora, sudaron y soñaron por construir la patria;  son quienes, con el señorío que confiere la experiencia, la serenidad, la sabiduría de las canas  se encuentran de pie, para recibir los honores que la sociedad les adeuda.
Este grupo humano sereno y altivo, tienen un común denominador: haber sido personas que ingresaron a la vida laboral en la plenitud de su vida para darse generosamente, responsablemente al conglomerado social con todas las energías; son quienes hicieron lo que debían haber hecho: hacer familia, dar su contingente en la construcción del país en todas las dimensiones; y en el caso de los maestros, ayudaron a formar miles de  generaciones que hoy siguen sus hitos,  que hoy bregan por seguir sus nobilísimas huellas. 
Los jubilados ecuatorianos, adultos mayores,  personas de la tercera edad “no reclaman ni necesitan compasión, ellos exigen solamente respeto  y solidaridad”(O)
  • Publicado en Opinión

Riobamba- Ambato: cuatro carrriles ¿Se esfumó el sueño?

En agosto del año pasado, se anunció que esta arteria de 50 kilómetros por la que circulan  20 000 automotores  al día, contaría con cuatro carriles, iluminación y parterres centrales con una inversión de más de doscientos millones. Fue una noticia espectacular para Chimborazo y Tungurahua. Se la dio en una rueda de medios por parte de las autoridades del Ministerio de Transporte y Obras Públicas con el Subsecretario de esa cartera a la cabeza. Bien dijo el Gobernador de entonces  que la ampliación de la vía era una obra esperada por mucho tiempo; esto es,  desde los comienzos del  régimen  de Correa
La estrechez  y los peligros de la vía  llegarían  a su fin, pues,  según  se informó  los trabajos se iniciarían inmediatamente. Así fue, pero al parecer, solo se iniciaron. El sueño de los riobambeños y chimboracenses   de una vía moderna a cuatro carrriles con iluminación y parterres centrales,  pronto se esfumó.
Sin duda alguna, el impacto que esta ampliación a cuatro carriles tendría en la dinamia de las dos provincias será altamente significativo,  no solo por la  reducción de  los tiempos entre Riobamba y Ambato, sino también por el tema de seguridad, comodidad y disfrute del paisaje andino que en este sector es único a nivel nacional por la espectacularidad del Chimborazo y otras montañas. Pero además, el comercio, la industria, el turismo, la agricultura serían  los sectores más beneficiados, todo lo cual redundaría en cimentar más el acercamiento de  estas dos ciudades hermanas.
Por lo visto,  los plazos y los términos de la construcción de la vía no se cumplieron, posiblemente por la situación económica del país. Muy pronto se esfumó el sueño de un millón de chimboracenses y tungurahuenses. (O)
  • Publicado en Opinión

El tránsito, un tema de importancia vital

Una vez más la ciudadanía se conmovió  a nivel nacional por el fatal accidente de tránsito en la vía Alóag – Santo Domingo, donde un bus de  la Cooperativa de transporte interprovincial La Maná, acabó con la vida de 14 pasajeros y dejó 26  pasajeros heridos.
El Ecu 911  informa constantemente  sobre  los accidentes de tránsito que ocurren a diario en todo el territorio ecuatoriano. En todos los  casos,  las carreteras ecuatorianas se vistieron de luto y corrió a raudales  la sangre de niños, jóvenes, ancianos, de madres. Familias enteras desaparcieron a causa de estas tragedias.
La  Agencia Nacional de Tránsito (ANT)  ha señalado que  es el irrespeto a las señales de tránsito la causa más recurrente que lleva dolor y lágrimas a miles de hogares ecuatorianos.  Los conductores,  particularmente  el chofer profesional,   tienen una altísima responsabilidad social en sus manos, ligada a  la  vida misma, la suya,  la de su familia y  la de sus clientes o usuarios.
Su desempeño profesional debe enmarcarse  en el cumplimiento estricto de las leyes, por una parte;  y por otra, los sindicatos y sus líderes no deben desmayar en su empeño de formar y capacitar permanentemente a los futuros conductores  para que una sean una  garantía en términos de seguridad, confort en la  transportación  de miles de ciudadanos que a diario requieren de su servicio para dinamizar la educación y la salud;  la industria y el comercio, la agricultura y el  turismo  y otras actividades del ser humano y sus sectores estratégicos.
El tema, sin duda alguna, reviste una importancia vital, y la ciudadanía debe involucrarse, desde la prevención, la educación y la cultura para colaborar con la policía; pero sobre todo, en  el respeto de las leyes de la república para evitar el llanto y la tragedia que, desde la imprudencia, el alcohol, el exceso de velocidad, en suma,  desde el irrespeto a las leyes de tránsito rompe la paz y tranquilidad  de los hogares ecuatorianos.(O)
  • Publicado en Opinión

“…no cuenten conmigo”

Para meter las manos en la justicia, para negar comodatos y quitarle edificios a sectores indígenas, para cerrar  las puertas del diálogo con múltiples actores y sectores,  incluidos  los unos y los otros, docentes  y estudiantes, activos y jubilados angustiados,  pescadores y montubios, serranos y costeños, insulares y amazónicos.
No cuenten conmigo para la frase procaz y sardónica; para el ego insuflado de vanidad, jactancia y presunción, engreimiento, y fanfarronería; para proyectos faraónicos o elefantes blancos; para  sueños delirantes; no cuenten conmigo  para el culto a la personalidad, ese  adefesio político que genera y degenera en lambisconería, en devoción al  líder, en aceptación ciega de las expresiones del adalid, en persecución, aprehensión y desaparición de los críticos y cuestionadores ... En definitiva, “para  el odio  no cuenten conmigo”
Cuenten conmigo para el “Diálogo nacional” para conseguir acuerdos que  permitan “coadyuvar el fortalecimiento del mandato popular y la construcción de políticas  de estado que mejoren la gobernanza y la gobernabilidad”  a través de siete mesas estratégico-políticas que tienen que ver con acuerdos plurinacionales, empresariales, con la información, la educación, con el agro.
Cuenten conmigo para practicar cirujías mayores y menores contra  la corrupción, el mal endémico de la patria; para borrar todos los negros nubarrones que envuelven el caso Odebrecht; para la reflexión y crítica sobre las problemas nacionales incluida la salud, la educación  y cultura; para crear un auténtico ambiente de libertades ciudadanas; para respirar seguridad jurídica; para estimular emprendimientos; para  llevar adelante políticas  monetarias relativas a las deudas con el Banco Central, la liquidez  y los depósitos;  para defender la dolarización. En definitiva, cuenten conmigo para consolidar y profundizar  lo hecho por la RC, no necesariamente a través de un partido único, sino del único partido: el pueblo ecuatoriano.(O)

“…no cuenten conmigo”

Para meter las manos en la justicia, para negar comodatos y quitarle edificios a sectores indígenas, para cerrar  las puertas del diálogo con múltiples actores y sectores,  incluidos  los unos y los otros, docentes  y estudiantes, activos y jubilados angustiados,  pescadores y montubios, serranos y costeños, insulares y amazónicos.
No cuenten conmigo para la frase procaz y sardónica; para el ego insuflado de vanidad, jactancia y presunción, engreimiento, y fanfarronería; para proyectos faraónicos o elefantes blancos; para  sueños delirantes; no cuenten conmigo  para el culto a la personalidad, ese  adefesio político que genera y degenera en lambisconería, en devoción al  líder, en aceptación ciega de las expresiones del adalid, en persecución, aprehensión y desaparición de los críticos y cuestionadores ... En definitiva, “para  el odio  no cuenten conmigo”
Cuenten conmigo para el “Diálogo nacional” para conseguir acuerdos que  permitan “coadyuvar el fortalecimiento del mandato popular y la construcción de políticas  de estado que mejoren la gobernanza y la gobernabilidad”  a través de siete mesas estratégico-políticas que tienen que ver con acuerdos plurinacionales, empresariales, con la información, la educación, con el agro.
Cuenten conmigo para practicar cirujías mayores y menores contra  la corrupción, el mal endémico de la patria; para borrar todos los negros nubarrones que envuelven el caso Odebrecht; para la reflexión y crítica sobre las problemas nacionales incluida la salud, la educación  y cultura; para crear un auténtico ambiente de libertades ciudadanas; para respirar seguridad jurídica; para estimualr emprendimientos; para  llevar adelante políticas  monetarias relativas a las deudas con el Banco Central, la liquidez  y los depósitos;  para defender la dolarización. En definitiva, cuenten conmigo para consolidar y profundizar  lo hecho por la RC, no necesariamente a través de un partido único, sino del único partido: el pueblo ecuatoriano.(O)

Otra vez Yachay

El “megaproyecto educativo” del Gobierno de la Revolución Ciudadana,  publicitada como  la Ciudad pensada para pensar, el  Paraíso del conocimiento,  la Primera ciudad planificada del país abrió sus puertas en  marzo de 2014,  donde  18 instituciones científicas del más alto nivel  tendrían  su laboratorio que harían de nuestro país exportador de conocimiento como eje de su economía. Todo,  en una inusual dimensión territorial de 4 800 hectáreas de terrenos fértiles, con suficiente agua. Aquí todo se pensó en grande. Desde los mil millones de dólares  invertidos en la primera etapa,  hasta los 30 000 estudiantes del Ecuador y del mundo que concurrirían a sus aulas.
 Para los  panegiristas del megaproyecto   Yachay fue “un sueño hecho posible”, “una promesa cumplida de la RC”, “un símbolo del nuevo Ecuador”, “una  nueva época  en la sociedad  del conocimiento para superar la pobreza”,  “un proyecto pionero en Sud América”. Para los detractores es “otro elefante blanco”, una obra faraónica, con latisueldos de privilegio para  docentes a distancia, con resultados numéricos pobres hasta ahora.
El hecho es que por estos días la Universidad Yachay otra vez está en el ojo del huracán político, académico, económico.  Como es un hecho que la comunidad ecuatoriana abrigó y abriga muchas esperanzas y expectativas respecto de la presencia de Yachay  en el mundo académico, científico investigativo y tecnológico y sus repercusiones en los sectores productivos, públicos y privados del Ecuador. El tema tiene una importancia suprema y requiere, hoy más que nunca, transparencia total  en la información al país.  Más aún,  si  se tiene en cuenta que esta Institución superior ha recibido  montos millonarios para su desarrollo,  para ser  rectora del pensamiento, paradigma  de organización, transparencia, verticalidad. Y desde su alta línea directriz,  ser luz, guía,  sugestión y ayuda  para la sociedad.(O)
Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses